Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Secciones » Actualidad » Dar Expresión a la Dignidad

Dar Expresión a la Dignidad

  • Array
  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.

 

 

 

 

 

 

 

Por Hasardevi

Octubre 9, 2016

La dignidad es un llamado a regresar a las

raíces primordiales de la humanidad, a construir la paz

Difícilmente habrá pleno reconocimiento de los derechos humanos, en los hechos, no sólo en las leyes, en un país en el que ninguno de los poderes constitucionales funciona como debe.
El ejecutivo es impuesto y su poder discrecional traspasa incluso las barreras de lo legal. Los fraudes de los cuales devienen estas presidencias que desde hace décadas nos gobiernan, impiden que haya una vida pública sana.

Cualquier cosa que se diga, toda teoría que pretenda instaurar “condiciones” para mejorar la seguridad social, la democracia misma, se estrella contra el muro de un régimen viciado de origen, nacido del fraude.

El ensayo editado por morena y de distribución gratuita, coescrito por Paco I. Taibo, Elena Poniatowska, Héctor Díaz Polanco, Fabrizio Mejía, Héctor Vasconcelos, Pedro Miguel, Jesús Ramírez Cuevas, José Alfonso Suárez del Real y Sanjuana Martínez, Fraude 2012, advierte desde el comienzo que el fraude es viejo en la historia de México. Hay por lo menos registrados cinco grandes fraudes: los cometidos contra José Vasconcelos (1929), Juan Andreu Almazán (1940), Miguel Henríquez Guzmán (1952), Cuauhtémoc Cárdenas (1988) y Andrés Manuel López Obrador (2006). En consecuencia, los mexicanos hemos sido llamados “los hijos del fraude”. Así comienza este breve pero profundo ensayo sobre nuestra gran desgracia nacional, sobre la que se asientan todas las otras desgracias que hoy vivimos en este país, a mi modo de ver.

Pero Francisco Estrada, en su magnífica conferencia “La Confrontación Ideológica Consumada la Independencia de México”, añade un fraude –fundacional, dijéramos, llevado a cabo en el siglo XIX, apenas alcanzada la Independencia de México: el de 1824, aún sin partidos políticos pero con logias que actuaban como tales y sin voto directo, pero comprándolo a quienes sí podían ejercerlo.
“Fraude 2012” nos recuerda por ejemplo, que en 2006 el fraude tuvo lugar de manera burda con la “alianza de los poderes fácticos y la pareja presidencial en turno, con autoridades electorales que traicionaron su vocación y desacreditaron, quizá irremediablemente, la institucionalidad democrática de México”.

En el escrito mencionado, se alude a la de 2012 como una elección comprada. sigue

Click aquí para continuar

Etiquetas:

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.