Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Secciones » Actualidad » LIFI: CRECED Y MULTIPLICAOS POR TODO EL UNIVERSO.

LIFI: CRECED Y MULTIPLICAOS POR TODO EL UNIVERSO.

Obtén el código QR de esta página o post.
Por Javier Mendoza Aubert
para el programa LOS ATRACTIVOS DE LA NOCHE de RADIOAMLO.
 
ADNLos átomos de carbono son esenciales para la vida, ya que este elemento, que es el 2% de todo los que se encuentran en el Universo, tiene una característica que ningún otro tiene: puede unirse en cada ocasión con hasta otros cuatro átomos de diferentes elementos básicos distintos, sin privilegiar una unión respecto de otra.  Así, la complejidad de la vida fue posible por esta versatilidad del carbono para ser el centro desde el cual se van armando la totalidad de las demás estructuras químicas vitales, en lo que se conoce como QUÍMICA ORGÁNICA.
 
Esto viene a colación por un pequeño cuento que escribí hace diez años y que publiqué cuatro años después, en 2009, en mi Blog de Literatura, en una sección llamada MESTER DE FANTASÍAS.  El cuento se llama COSAS DEL MUNDO, y trata sobre la historia ficticia de un científico, Tadeus Faber-Morgenthaler, que dejó cientos de páginas de especulaciones sobre los temas que siempre le han maravillado al hombre: la vida, el universo, el tiempo.
.
En uno de los fragmentos del cuento, que fue solo un pretexto para comunicar cosas que había yo estado pensando e investigando, se asevera lo siguiente: las trayectorias de las galaxias, soles y planetas son en realidad gigantescas instrucciones en doble hélice para generar vida, al obligar al carbono a vibrar junto con los demás elementos de la vida, atendiendo a su instrucción, con una excitación de 7 herzios que los hace comenzar a agruparse y formar las estructuras complejas de la vida. Si esto sucedió así –continué especulando- llegará el día en que el hombre envíe información a todo el universo, utilizando la luz, para repetir este patrón vibratorio y sembrar vida en los mundos donde haya condiciones para sustentarla. 
 
Pues bien, siendo la anterior una mera fantasía y especulación, en días pasados leí la noticia de que el LIFI o LIGH FIDELITY había sido experimentada con éxito para transmitir y recibir datos a través de la luz, sustituyendo al WIFI o transmisión inalámbrica de datos binarios de internet. Es decir, se envía y se recibe información por la vibración binaria de la luz.
 
Esta tecnología alcanzó en campo una velocidad de transmisión de datos de 1 Gigabyte por segundo, es decir, 100 veces las velocidades medias del Wifi actual, y en condiciones de laboratorio se logró la transmisión de un máximo de 224 gigabytes por segundo.
 
De esta forma comienza ya a ser posible, desde ahora, la codificación del Genoma Humano y su transmisión a la velocidad de la luz, con instrucciones para echar a andar el carbono y “sembrar” la vida en tantos mundos como nos sea posible. En otras palabras, hacer realidad la sentencia bíblica de CRERCED Y MULTIPLICAOS.
———————

A continuación les copio el cuento COSAS DEL MUNDO y el artículo UNA EXCITACIÓN DE 7 HERZIOS, referidos en ella colaboración.

.

COSAS DEL MUNDO
Por: Javier Mendoza Aubert.
 
Tadeus Miravili Faber-Morgenthaler se puede decir que fue un ciudadano del mundo. Literalmente. De nacimiento rumano, sus padres fueron un alemán del servicio diplomático del gobierno del Mariscal Hindenburg, destinado a Rumanía a finales de los años ´20, y una ruso-polaca de ascendencia tanto holandesa como uruguaya (reminiscencias “ducassianas”), cuya carrera como clarinetista se vio truncada al casarse.
 
Las penurias para Tadeus comenzaron nada más nacer. El parto duró 22 horas, el niño venía de nalgas, la madre no abandonó la cama en los últimos 3 meses de gestación debido a la preclampsia (toxemia de embarazo), y la utilización del fórceps fue requisito para darle la bienvenida al mundo.
 
Por largos dos minutos y medio el niño no respiró, por lo que cuando lo hizo con un extendido y hondo chillido, el doctor quedó admirado de que viviera (de ahí su segundo nombre) y con un pronóstico más bien sombrío: “Será tullido e idiota”, fue lo que le comentó discretamente a su jefa de enfermeras.
 
El pronóstico se cumplió solo a la mitad. Tadeo quedó confiando a una eterna silla de ruedas, misma que incluso fue utilizada para retirar el cadáver cuando falleció en 1977 en Cuernavaca, a una edad asombrosamente mayor para alguien que nunca utilizó su cuerpo más que para dar asiento físico a las convulsiones, temblores e indecisiones que le estallaban de continuo.
 
Al igual que Brimmer, el principal órgano de contacto con el mundo de este rumano cosmopolita fue una nana-sirvienta. Y hubiera quedado destinado a la incomunicación articulada si no hubiera sido por la perspicacia de dicha nana, que en una revista había leído sobre Gaby y se había empeñado en colocarle una idéntica tabla alfabética en el frente, sujetada a su silla, para que aprendiera a fraguar palabras y oraciones.
 
En una casona de Cuernavaca –a la que había llegado de rebote la familia de Tadeus, después de su huida al inicio de la II Guerra Mundial, trance en el cual muere el padre- se podían ver sesiones interminables de aprendizaje de la dichosa tabla. Una y otra vez intentaba el confinado mover con sentido la mano derecha, y una y otra vez desatinaba el señalamiento. Quizá por eso su madre nunca prestó atención a estos ejercicios, suponiendo que para lo único que servían era para entretener las horas desnudas y ásperas del hijo.
 
Cuando murió la vieja en 1970 nunca se esperó encontrar algo interesante en la venta de cochera que organizó la nana para completar el pago del funeral. Un ropero alto y gastado, un fonógrafo “Telefunken”, 50 acetatos gruesos y brillosos, para ser tocados en el artilugio; seis jarrones de diferentes tamaños, una gran cantidad de libros viejos y una serie de manuscritos de la nana que con letra incierta invadían hojas y hojas en todo su espacio. Eso era lo que llamaba la atención; lo demás era basura.
 
El Dr. Alfredo Flores Pulido, biólogo jubilado de la UNAM y retirado a vivir en Cuernavaca, atinó a visitar la cochera de aquella casa de la esquina, cerca de la suya, donde siempre veía que una sirvienta ya grande paseaba a un enfermo en su silla. Y fue también el azar el que obró para que el doctor se fijara en las carpetas de hojas repletas de palabras que estaban encima del fonógrafo. Movido por un presentimiento compró en $ 150 pesos todos los legajos y se dio a la tarea de darles orden.
 
Lo que resultó, después de tres meses de trabajo cotidiano y principalmente nocturno, fue el libro “Neotenia del Hombre y del Cosmos”, de Tadeus Miravili Faber-Morgenthaler, el cual está ahora en el candelero del mundo editorial internacional especializado. Editado en un principio por la UNAM en su colección “EDICIONES BIOMÉDICAS”, en 1972, el trabajo pasó prácticamente desapercibido hasta que 22 años después y un año antes de morir, Georges Cangilhem -epistemólogo francés especializado en ciencia médica- escribió en 1995 una reseña muy estimulante en la revista “Des Observations Philosophiques” que dio pie a que el libro rumano-mexicano fuera primero traducido al francés y editado por el sello “Toulouse Le Mirail”, y después editado en diversos idiomas: inglés, alemán, el propio rumano, italiano, sueco, ruso, checo y portugués.
 
Las ideas más aventuradas que se encuentran en este inusual trabajo son estas:
 
1.- Que la gestación del ser humano re-crea en todos sus detalles la historia de la vida en el planeta, desde la incursión de un cometa en La Tierra (cometa = espermatozoide, la Tierra = óvulo), pasando por los organismos unicelulares, el plancton, los gusanos extremófilos, los peces, los anfibios, los reptiles, los dinosaurios, las aves, los mamíferos, etc., hasta llegar al Hombre. Esta re-creación está conducida por una hormona en particular (“hormona neoténica”) la cual si se suprime o anula en una etapa gestacional determinada, induce a que el nacimiento se produzca con el ser exacto del período alcanzado: un extremófilo, un reptil, una ave, etc., aunque de hecho provenga de una mujer.
 
2.- Que en su primer año de vida, el niño establece conexiones neuronales a partir de ideas y vivencias propias y de sus mayores, que después encausarán con rigidez y determinación su apreciación del mundo, de tal forma que esta es la arqueología de las ideas fascistas, dictatoriales, xenófobas, homofóbicas, retardatarias y, en última instancia, religiosas. Y solo a través de una larga y penosa re-educación (léase reconexión neuronal) el sujeto puede ver e interpretar con mayor justeza y plasticidad el mundo y la vida.
 
3.- Que la verdadera naturaleza del tiempo es la de una energía que recorre otra energía en todos los sentidos a la vez, y que por eso la capacidad humana es apenas adecuada para comprenderlo y completamente inerme para modificarlo.
 
4.- Que en su expansión y desde su origen, en el Universo las galaxias, hoyos negros, gusanos cósmicos, cuasáres, cuerdas y demás criaturas siderales se mueven como gigantescas bases púricas en un rígido patrón en el vacío, reproduciendo en su movimiento la doble hélice y los enlaces químicos exactos del DNA, de tal forma que eternamente este movimiento articula y desarticula las instrucciones de la VIDA, instrucciones que son asumidas específicamente por aquellos mundos en donde es posible materializar la secuencia con posibilidad de éxito, y dar así comienzo a criaturas vivientes al vibrar el carbono y las demás unidades elementales de acuerdo al patrón impuesto. En el caso de la tierra, quien primero comenzó a “vibrar” con las instrucciones fue un cometa, el cual impactó posteriormente al planeta.
 
Se desconoce por completo de dónde sacó Tadeus Miravili estas suposiciones, pero lo que de cierto nos indica esta historia es que la realidad es más extraña y exuberante que la propia ficción.
———————–
UNA EXCITACIÓN DE 7 HERZIOS.
Por: Javier Mendoza Aubert
 
El 22 de abril del 2009, en un ejercicio de imaginación escribí un pequeño texto llamado “Cosas del Mundo”, el cual había servido de pretexto para poner por escrito algunas ideas que había tenido sobre cosas para mí importantes (precisamente “cosas del mundo”). 
 
.
Entre aquellas ideas se encontraba una imagen que había estado arrastrando en mi fantasía, y que había surgido muchos años atrás, en 1989, cuando al correr un programa de las por entonces incipientes computadoras, la órbita de los planetas y sus trayectorias se dibujaron elegantemente en la pantalla, y yo al ver aquella imagen resultante pensé de inmediato: “Pero qué fantástico, parece la doble hélice del ADN”.
 
La idea del texto referido es la siguiente:
 
…. “4.- Que en su expansión y desde su origen, en el Universo las galaxias, hoyos negros, gusanos cósmicos, cuasáres, cuerdas y demás criaturas siderales se mueven como gigantescas bases púricas en un rígido patrón en el vacío, reproduciendo en su movimiento la doble hélice y los enlaces químicos exactos del DNA, de tal forma que eternamente este movimiento articula y desarticula las instrucciones de la VIDA, instrucciones que son asumidas específicamente por aquellos mundos en donde es posible materializar la secuencia con posibilidad de éxito, y dar así comienzo a criaturas vivientes al vibrar el carbono y las demás unidades elementales de acuerdo al patrón impuesto. En el caso de la tierra, quien primero comenzó a “vibrar” con las instrucciones fue un cometa, el cual impactó posteriormente al planeta.” …
 
Pues bien, escuchando un programa español llamado “La Rosa de los Vientos” tuve conocimiento de los más recientes experimentos de Luc Montagnier –investigador del SIDA y premio Nóbel de Medicina-, por medio de los cuales ha descubierto que ínfimas porciones de ADN se teletransportan modificando la estructura molecular del agua al vibrar a 7 herzios, con lo cual a un tubo de ensayo perfectamente aislado, con agua inerte, de pronto le aparece un filamento de ADN surgido “de la nada”.
Los 7 herzios de excitación detectados en esa asombrosa tele-transportación génica, son precisamente los 7 herzios con los que discurre neuronalmente la energía en nuestro cerebro.
 
Vibra y se reproduce el ADN. El agua lo re-crea “de la nada”.
 
Muy reconfortante es que haya sido Montagnier el precursor de estos experimentos, con su honestidad y adorable actitud científica contrapuesta a la mezquindad mercantil de Robert Gallo.

 

Etiquetas:

Acerca de Javier Ernesto Mendoza Aubert

Licenciado en Comunicaciones desde 1978, publicista/mercadólogo, Auditor ISO 9001:2008.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.