Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Secciones » Actualidad » El principio de un año difícil

El principio de un año difícil

  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.

Mal inicio de año para México. El petróleo está a la baja. El dólar sube. La corrupción de los poderosos es inocultable; su ineficiencia, evidente. La violencia no cesa. Los actos de gobierno para revertir la situación se reducen a discursos que no convencen ni a quien los dice ni a quien desde los medios los ensalza. La mentira cimenta el optimismo oficialista, que pretenden hacer pasar por realidad promisoria una simulación que carcome a todo el estado. El sistema se desmorona y desesperadamente es apuntalado con fusiles. Para revertir o al menos retrasar la caída, quienes tienen el poder de las decisiones importantes, amenazan con el empleo de la fuerza para reprimir a los inconformes; a los otros, a los sumisos, los controla con dádivas que los ofenderían si fueran seres con un mínimo de conciencia y no pasivos televidentes.

Del otro lado, donde se encuentran los quienes se oponen a que en el país continúe el carnaval sangriento en que se ha convertido la realidad, prevalece la convicción de que las cosas deben cambiar definitiva y radicalmente. A raíz de la brutalidad ejercida contra los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, un clamor multitudinario pide justicia, y como para que ésta sea efectiva y verdadera exige la renuncia de Enrique Peña Nieto.

De finales de septiembre a finales de diciembre, convocada por la indignación, comenzó una incesante movilización que, como ninguna otra en tiempos recientes, reunió a todo tipo de organizaciones, atrajo a ciudadanos que permanecían alejados de la acción política e hizo posible el vigoroso resurgimiento del movimiento estudiantil. Sin lugar a dudas, este germen de movimiento se colocó rápido a la vanguardia de la lucha por la transformación social.

Para bien o para mal, 2015, que tan mal inicia, es año electoral y esto amenaza la unidad y la fuerza del movimiento que surge, pues quienes lo encabezan han llamado a no votar. En lo personal a quien esto escribe, no le parece mal que este movimiento pretenda boicotear las elecciones en Guerrero, estado donde se llevó a cabo la desvergonzada agresión, el oprobioso acto. Pero llamar a no votar en todo el país me parece una insensatez, que de llevarse a cabo sólo beneficiaría al PRI, a sus esbirros y a sus parones.

Quienes llaman a no votar, aducen que todos los partidos son iguales, y en el mismo costal incluyen a Morena, partido que al contender por primera vez como tal en un proceso electoral tiene en juego su registro. Cierto que desde la cúpula de Morena, los pronunciamientos no se han caracterizado por su contundencia; pero también es cierto que desde la base, el apoyo ha sido generoso e incondicional a los normalistas de Ayotzinapa y el movimiento que se ha generado a su alrededor. Y debe tenerse en cuenta que en la última asamblea de Morena en el Zócalo, el primer punto del orden del día no fue la fallida consulta popular sobre la reforma energética, sino Ayotzinapa; y que su líder, Andrés Manuel López Obrador, pidió a los militantes que, sin que mediara convocatoria, apoyaran irrestrictamente el movimiento que exige tanto el esclarecimiento de los hechos, como el castigo a los culpables y, por ende, la renuncia de Peña.

Al respecto, tanto la situación de AMLO como la de Morena son complicadas, pues si discursivamente se apoya a Ayotzinapa, se les pone el sambenito de oportunistas, y si el tema se omite, entonces Morena y su líder son tildados de indiferentes. Pero más que el discurso, lo importante son las acciones y, actuando a favor del nuevo movimiento han estado muchos de los que se identifican e incluso militan en Morena. Y tanto la militancia como el líder han condenado la felonía ocurrida en Iguala. En tal sentido, ni el protagonismo que pretende llevar agua a su molino ni la indiferencia, han caracterizado a Morena.

Por lo anterior, entre otras cosas, es injusto decir que Morena es como los partidos que actualmente se reparten el poder. Morena es un movimiento digno y a pesar de los errores que podrían achacársele, López Obrador no ha dejado de luchar por el cambio.

Concluyo. Independientemente de lo que se piense de Morena y/o de AMLO, considero un error llamar a no votar, pues tanto el abstencionismo como nulificar el voto solo beneficia, fortaleciéndolo, al PRI, el partido que tanto nos ha dañado y al que urge debilitar para que de una vez y para siempre se vaya al carajo.

@Vegdelanoche

Nota editorial de la emisión del 7 y 8 de enero de 2015 de #LosAtractivosDeLaNoche, programa de radioamlo.org, que se transmite los miércoles desde las once de la noche hasta altas horas de la madrugada.

Etiquetas:

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.