Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Noticias destacadas » Ser o no ser…. Apartidista. Ese es el dilema.

Ser o no ser…. Apartidista. Ese es el dilema.

  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.

Por: Jessica Martínez

 

El titulo alternativo que tenía para este escrito sería:

Ser o no ser apartidista mientras el Prianrd se relame los bigotes.        

 

En México no hay democracia y partiendo de este punto es perfectamente entendible que las personas pierdan confianza en el sistema electoral, sin embargo jurídicamente el ejercicio de la democracia existe y esto lo han aprovechado muy bien algunos grupos de poder.

Mientras que en la mayoría del país se niega la existencia de la democracia los grupos de poder dueños de la voluntad informativa, mercaderes de la libertad de prensa, secuestradores de la libertad de expresión hablan de democracia cada vez que les es posible, ya sea en radio, televisión, periódicos y carteles nos venden la democracia, todos los días.

Y bajo este argumento jurídico se trafican las candidaturas, los puestos gubernamentales, los empleos, los proyectos, se manejan las licitaciones, los aumentos, los impuestos, todo se maneja desde estos grupos de poder, lo cual es deprimente.

La mayoría de la población sabe una sola cosa de política, que es un cochinero, esa es la única certeza que tienen los mexicanos. Establecer y arraigar la creencia de que todos los políticos son iguales no se hace en un día, ha sido un arduo trabajo para los grupos de poder, no cualquiera podría hacerlo, solo aquellos que tienen las peores intenciones lo han logrado.

En México se asomaba la esperanza de la alternancia política en la presidencia lo que parecía que iba a solucionar los problemas de tajo, con un tipo bigotón resolviendo problemas en tan solo  15 minutos y con una propuesta de un gobierno de empleo, austeridad y seguridad, sin embargo ni Fox ni Calderón supieron cumplirle a un país que aumentaba su pobreza día con día, y así se venía abajo la esperanza de la alternancia.

Aquí es preciso señalar que aunque la alternancia política se dio en la presidencia, la gran mayoría de las gubernaturas seguían en manos del Pri así como los congresos, esto no quiere decir que justifique las malas acciones de esos gobiernos, solo intento señalar que los grupos de poder jamás dieron un paso atrás, y si retrocedieron un poco fue solo para llegar con más empuje en 2012 cuando se llevó a cabo el más escandaloso fraude electoral.

Ahora vivimos dentro de una democracia que no lo es, pero nuestra constitución nos da el derecho de participar de las elecciones y es aquí donde cabe la duda de si creer o no, si confiar, si trabajar, si gastar nuestro tiempo, porque conocemos nuestra historia, pero aquí quisiera retomar una frase que encaja a la perfección:

“Que el enemigo nos venza y nos robe, si tal es nuestro destino, pero nosotros no queremos legalizar ese atentado entregándole voluntariamente lo que nos exige por fuerza. Si la Francia, los Estados Unidos o cualquiera otra nación se apoderara de algún punto de nuestro territorio por nuestra debilidad no podemos arrojarle de él, dejemos siquiera vivo nuestro derecho para que las futuras generaciones que nos sucedan lo recobren

Benito Juárez 26 de enero de 1865.

 

“Dejemos siquiera vivo nuestro derecho”

Los ciudadanos tenemos derecho a participar en la vida democrática del país en distintos niveles ya sea como simpatizantes, como militantes afiliándonos o incluso como candidatos, esto no es fácil se requiere muchas veces un estómago de acero para continuar dentro, pero es nuestro derecho.

Retirarse, alejarse, esconderse, reprimir, ignorar, olvidar la política, vivir la vida de esclavo sin siquiera agitar las cadenas, aceptar que no se puede cambiar nada, darse por vencido, estar seguros de que la política es una cochinada, es eso, esa es la intención de los grupos de poder.

Ellos te quieren lejos

Te quieren callado

Te quieren aceptando

Te quieren sometido… y si es voluntariamente mejor.

 

Quieren que las personas buenas hagan acciones desde otro frente para continuar manejando a su antojo la política, los congresos, las instituciones, la falla es del humano indigno, del humano que se tienen en el cuello un price tag, que tiene precio, que se vende.

Los partidos actualmente ganan gracias al voto duro, es decir que siempre consiguen la misma cantidad de votos, el apartidismo es una estrategia de estos partidos, que dado que no tienen la posibilidad de convencer a nadie más prefieren ver a las personas buenas alejadas de la política.

El abstencionismo es una forma de manifestarse que precisamente colabora en gran medida al triunfo del voto duro, es decir el voto de empleados del actual gobierno, el voto de quienes recibieron una despensa, el voto de los sindicatos, el voto de los indignos de siempre, de cada tres años, de cada seis años.

Decidir entre creer o no creer en la democracia es fácil, no creer es la respuesta porque la democracia en México no existe, pero ser o no ser apartidista es más complicado.

 

¿Ser apartidista mientras ellos se sirven con la cuchara grande?

¿Ser apartidista mientras imponen las políticas económicas de siempre?

¿Ser apartidista mientras aumenta la cantidad de pobres?

¿Ser apartidista por apatía, asco o decepción?

 

Mi respuesta se me apareció de pronto cuando imagine un futuro igual al presente.

 

“El hombre sabio no debe abstenerse de participar en el gobierno del Estado, pues es un delito renunciar a ser útil a los necesitados y un cobardía ceder el paso a los indignos” Epicteto de frigia

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.