Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Noticias » Nacional » Reforma Energética trasladará los litigios en materia petrolera a los tribunales internacionales

Reforma Energética trasladará los litigios en materia petrolera a los tribunales internacionales

  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.
Caso Chevron Vs el Estado de Ecuador

Caso Chevron Vs el Estado de Ecuador el Ejemplo

Discurso del Diputado Alejandro Cuevas donde denuncia que la Reforma aprobada por PRIAN y aliados dejará fuera de jurisdicción al Estado Mexicano sobre los litigios en materia energética. El caso Chevron Vs Ecuador es el ejemplo.

Diputado Mario Alejandro Cuevas Mena: Con su permiso, señor presidente; compañeras y compañeros, decidí tomar esta tribuna con el propósito de dirigirme no solamente a los legisladores que están acá -no, ni siquiera a usted-. Quiero dirigirme principalmente a las y los mexicanos que aspiran contar con instituciones y funcionario públicos honestos, que defiendan realmente los intereses de la nación.

El tema de la reforma energética es sin lugar a dudas el tema más importante que hemos recibido en esta Legislatura. Aquí se nos marcará quiénes pasarán con vergüenza y quiénes con dignidad y con orgullo.

Con la expropiación petrolera el general Lázaro Cárdenas les devolvió a todos los mexicanos la principal riqueza del país, pilar de nuestro desarrollo en los últimos 75 años. En este debate quedará en claro eso: Quiénes no tienen la vergüenza de vender el futuro de las y los mexicanos y quiénes honrosamente estamos dando esta batalla.

Los funcionarios y diputados empecinados en esta reforma sostienen que abrir la industria petrolera y eléctrica al capital privado es una necesidad de estas ramas estratégicas. Que con la presencia del capital privado se modernizarán y se recuperará la producción y la productividad de estos sectores. La concesionaria al capital privado, espacios productivos para hacerlos más eficientes.

Por último, estos políticos privatizadores plantean que la entrada de capital a estas ramas estratégicas beneficiará a todos los mexicanos porque se generarán nuevas fuentes de trabajo y se reducirá el precio del gas y de la luz.

Mentira tras mentira. Los mismos argumentos de Teléfonos de México cuando en el sexenio de Salinas de Gortari privatizaron esta importante empresa. ¿Qué hicieron con eso? Con eso solamente crearon al hombre más rico de México y del mundo. Ésta es una empresa de Slim y de Salinas.

La misma política se siguió en el caso de Ferrocarriles de México en beneficio de Ernesto Zedillo y de la Banca Nacional, de las compañías de Aviación Mexicana y Aeroméxico. Y múltiples empresas estatales que han sido privatizadas durante los últimos 30 años, bajo la política neoliberal con el engañoso pretexto de modernizarlas, incrementar su productividad, generar más fuentes de empleo y con todo impulsar el desarrollo de nuestro país.

Después de tres décadas, ¿qué es lo que realmente nos ha dejado al pueblo mexicano esta vergonzosa política neoliberal? Son 60 millones de mexicanos confinados en la pobreza extrema.

Además la desaparición de importantes fuentes de trabajo y de sus sindicatos como la empresa eléctrica Luz y Fuerza y Mexicana de Aviación, la creciente inseguridad en todo el territorio nacional, la pérdida de buena parte de las tierras ejidales por los despojos engañosos de los nuevos urbanolatifundistas.

Para tratar de convencer, los actuales privatizadores llegan al extremo de decir que el gobierno es un pésimo administrador que no puede evitar el burocratismo, la ineficiencia y la corrupción de las empresas. Es cierto, así lo hizo el PAN y el PRI, empresas corruptas. Pero además estas empresas aún con todo el saqueo y la corrupción han sido exitosas y le dejan grandes recursos a México.

¿Cuál entonces es el trasfondo de esta farsa disfrazada de reforma energética necesaria? En el fondo de esta reforma constitucional es renunciar a la soberanía de los recursos petroleros y la electricidad para dárselas a empresas privadas en perjuicio del pueblo de México, porque lo cierto es que Pemex es todavía, a pesar del hurto del que ha sido objeto durante años, a pesar del saqueo y la corrupción, una de las empresas más rentables del mundo. Eso es lo que deberíamos de decirle a la nación, así como que lo que se pretende hoy y les da vergüenza reconocer, es que van a privatizar los hidrocarburos, la energía eléctrica, el petróleo y van a vender a Pemex en cachitos.

Lo que se pretende con esta reforma es retirar del Estado el manejo libre y autónomo de sus recursos naturales y de su política energética.

Compañeras y compañeros, sabemos que no los vamos a convencer. Lo que hacemos es ponerlos en evidencia ante la nación, decirles el PAN y el PRI les van a vender, les están vendiendo.

Hace un rato me decía un diputado del PRI de manera burlona “ya se las metimos”. No, se la están metiendo el pueblo mexicano, entre ellos nosotros también.

La gente entiende sus comparaciones absurdas e irracionales, no crean que no; comparar los casos como Noruega o Cuba, en las comparaciones de empresas mixtas, su esquema no es mejor que el nuestro.

Lázaro Cárdenas se refirió en su momento a que las tendencias acumulativas de los grandes capitales privados y sus correlaciones con los monopolios internacionales en su origen y en su esencia, acaparan y explotan riquezas naturales de los territorios ajenos, sobre todo de los recursos no renovables, agotándolos a la par que la fuerza humana del trabajo, al amparo de concesiones, ahorita le quieren llamar licencias y privilegios y se forman estatutos de excepción extraterritorial, violatorios de la soberanía.

Ese es el pensamiento original y no la nueva historia que quieren construir. Su mentira, aunque la repitan mil veces no se va a convertir en verdad. Con esta reforma serán los tribunales internacionales y no el Estado mexicano, rector de la economía de nuestro país, quienes decidirán sobre las políticas energéticas de acuerdo a sus intereses.

Se trata en consecuencia, de la redefinición de la propiedad sobre los hidrocarburos y los recursos del subsuelo y de su dominio; la reconsideración del poder público y del poder económico; se trata de la transferencia mediante la licencia de la propiedad de los bienes de la nación.

Sí, de lo que se trata es de eliminar la propiedad social, de la expropiación de bienes de los mexicanos a favor de intereses privados.

Esta reforma, o mejor dicho esta contrarreforma, va dirigida a los poderes económicos, Deja fuera lo que opina la ciudadanía, a la que engañan para sacar provecho haciendo de la política energética su gran negocio.

A través del fondo mexicano del petróleo, que administrará el Banco de México, la Secretaría de Hacienda realizará las acciones directamente para la constitución, funcionamiento y uso de un fideicomiso que no estará sujeto a las reglas de control fiscal y presupuestal. Así de grave es el descaro y el PAN, por estar el gordo ese allá, va a formar parte y creen que va a ser eterno, no, no se los van a cumplir y a Carstens lo van a correr.

Es tal el cinismo que lo menos que interesa es la educación, la salud, la infraestructura, el transporte, lo que Pemex le representa a la sociedad, sino la transferencia a particulares, aunque se incrementen los impactos económicos y de servicios para los mexicanos.

Es mentira que hoy un grupo de notables, curiosamente del PRI y del PAN, a los que la sociedad identifica por los intereses que protegen, hayan descubierto el hilo negro y lo que requiere México, cuando se ha demostrado que en su política neoliberal los responsables de los graves problemas económicos y sociales que hoy padece la mayoría de los mexicanos.

Se contradicen en sus propios discursos en los que desde el 2008 decían que era necesario modernizar y fortalecer a Petróleos Mexicanos, sin privatizar.

Privatización es la palabra que les da miedo. Les da miedo reconocer que están privatizando los hidrocarburos, que están privatizando la energía eléctrica, que están privatizando la riqueza del suelo y subsuelo mexicano. No tengan vergüenza; cuando menos siéntanse orgullosos de lo que están haciendo porque van a traicionar al pueblo mexicano.

Con subterfugios legales quieren esconder –presidente hice 18 reservas–. Si nos fuéramos al Reglamento me tocaría una hora con 30 minutos; quisiera que me diera tiempo y voy a concluir.

El fondo mexicano del petróleo es una simulación. No va a financiar el desarrollo de largo plazo de nuestro país. Es una tesorería alterna controlada por el secretario de Hacienda. No se aclara cuál será su verdadero destino. No existe en el dictamen transparencia sobre el manejo de los recursos. Los recursos los administrará el secretario de Hacienda con el secretario de Energía y el gobernador del Banco de México.

Su destino lo van a decidir incluso pasando por encima del Congreso de la Unión al proponer que si no contesta la Cámara en 15 días a la propuesta de asignación de recursos que haga el comité técnico, entonces se dará como aprobada.

El petróleo es de los mexicanos mientras esté en el subsuelo; cuando se saque ya no va a ser de los mexicanos.

En conclusión, Presidente, el dictamen contiene una propuesta de privatización y desnacionalización del petróleo y el gas natural. Éste, por cierto, se les olvidó el día de ayer y lo trasladaron a las empresas canadienses para decirles: no chinguen, si van a entregar entreguen todo. Se les olvidó el gas natural y tuvieron que enviar un adéndum al Senado para que entreguen lo poco que les faltaba. No tienen vergüenza.

Y los demás recursos naturales, los hidrocarburos de los campos de producción y de las áreas de interés petrolero, de la industria petrolera y de la industria eléctrica, de las cadenas productivas, de las cadenas de valor, de las funciones, facultades y responsabilidades que hasta hoy han estado en manos de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, de los ingresos, las ganancias y las rentas económicas…

El Presidente diputado José González Morfín: Le pido que vaya concluyendo su intervención diputado.

El diputado Mario Alejandro Cuevas Mena: Presidente, me correspondía una hora con treinta minutos. No llevo más de diez minutos.

El Presidente diputado José González Morfín: No, diputado.

El diputado Mario Alejandro Cuevas Mena: Amigos y amigas del PRD, les felicito por el día de hoy no permitir que esta sesión se llevara a cabo en la máxima tribuna. No dejarán en vergüenza esta tribuna que le ha costado a hombres y mujeres labrarla.

Concluyo, señor presidente. Me dirijo a mis hijos, a mi esposa, a mi familia, a mis amigos, a los que votaron por el PRD, no les vamos a fallar. Defenderemos Pemex hasta las últimas consecuencias. Muchas gracias.

Etiquetas:

Acerca de Redacción

Medio Alternativo, libre e independiente fundado en julio de 2006