Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Secciones » Actualidad » El pri y su entorno

El pri y su entorno

  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.
DSCF3242 Hace algunos años, me gustaba observar un mapa del Valle de México hacia 1936. De tan pequeña, la ciudad hasta tierna parecía. Estaba rodeada por grandes llanos y bosques, que a su vez eran cercados por las montañas que en la actualidad, son incapaces de contener la mancha urbana. De tanto que ha crecido, pareciera que la Ciudad de México no tiene afueras, que nunca termina… entonces hasta lagos tenía y ríos y un sistema de trenes que la comunica con las poblaciones con las que ahora se ha conurbado. Me llamaba la atención que en el mapa, las terminales de trenes estuvieran señaladas con svastikas; el nazismo ascendía, pero el signo que habría de caracterizarlo inequívocamente, aún se empleaba para indicar movimiento y quedaba bien para señalar las terminales ferroviarias.

La estación de Buenavista, entonces estaba unas cuadras más al sur, lo cual explica la cantidad de hotelitos, hoy de paso, que hay en la zona, donde se practica la prostitución, entre otros sexoservidores, por chicas que ejercen su oficio liberadas de la tutela y explotación del padrote o la madrota. En los terrenos que quedaron entre la estación actual y el sitio donde se encontraba en aquellos años, de norte a sur, hay restaurantes y almacenes de Wallmart, un deportivo, el edificio que era sede de Ferrocarriles Nacionales y ahora es del ISSSTE, el de la delegación Cuauhtémoc y el conjunto de edificios, que en toda una manzana, albergan al consejo ejecutivo nacional del pri… me imagino que los terrenos donde se asienta alguna fueron vez propiedad de la nación, y que fueron cedidos cuando no tenía la menor importancia la frontera entre gobierno y partido (casi) único.

Desde siempre he detestado pasar por el edificio del pri, y ahora cuando se ha vuelto a apoderar del gobierno federal, debo hacerlo con demasiada frecuencia… Para evitar que se me retuerza el hígado, imagino que un día habremos de demoler ese edificio y construir en su lugar un gran centro cultural, cuyo elemento principal deberá ser el Museo del Chopo, que mi delirio traslada de su ubicación actual a la manzana donde ahora está el pri. Me encantaría que se volviera realidad la consigna que más de una vez grité con los chavos de #YoSoy132: ¡México sin pri! ¡México sin pri!

Pero, ¿será posible un México sin pri?

El entorno urbano del cen del pri, está conformado por importantes líneas del transporte colectivo, oficinas burocráticas, sucursales de una muy poderosa empresa transnacional, un hotel que ahora administra una operadora estadounidense (que por cierto fue remozado y está siendo ampliado tras el regreso del pri al gobierno federal), antros de rompe y rasga y un circo, donde aún trabajan con animales amaestrados y un buen número de sedes sindicales, distribuidas en las colonias Buenavista, Tabacalera y Santa María la Ribera. En la zona inmediata al pri se practica la prostitución y pululan seres destrozados por la miseria y las drogas.

El momento histórico que actualmente rodea al pri, coincide en mucho con el entorno urbano que circunda sus instalaciones. Están las garras del capital trasnacional, la poderosa presencia de la burocracia, el sindicalismo charro, la prostitución de quien cambia sus estatutos para cumplir pactos canallas, la simulación circense… Bueno, todo eso conforma al sistema que debe ser derrocado. Y a todo ello podemos derrotar.

Pero, ¿cómo vencer la anticultura del pri que ha permeado hasta lo más profundo del ser de grandes sectores de la sociedad? ¿Cómo derrotar a su base social, aquella que festeja y saca provecho de la frase que afirma que el pri roba, pero deja robar? Son millones los que desde esa óptica sirven de soporte al pri. Y para no caer en la desesperanza se me ocurre que podremos vencerla transformándola, y para ello es necesario seguir llevando a cabo, sin prisa pero sin pausa: la revolución de la conciencias.

@Vegdelanoche

Nota editorial leída el 5 de noviembre de 2013 en #LosAtractivosDeLaNoche, programa de radioamlo.org, que se transmite los martes de las diez de la noche a la una de la mañana.

Etiquetas:

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.