Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Secciones » Actualidad » México 68: nunca será tarde para llegar al fondo del asunto

México 68: nunca será tarde para llegar al fondo del asunto

  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.

Terrorismo:“Dominación por el terror”. “Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror”. Genocidio: “Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad” (Real Academia Española).

En 1968, enderezar el destino de México era inminente, necesario, exigido e impulsado por iniciativa del estudiantado. Comenzando con demandas básicas, se fue evolucionando y madurando hasta tener claridad en cuanto al problema mexicano. El Movimiento Estudiantil 68 (ME68) fue capaz de despertar a muchas almas, hasta ese momento adormiladas. La falta de democracia, la falta de libertades, la falta de información, la represión, reactivó al movimiento y politizó a la sociedad. La juventud demostró ser el corazón y la conciencia de todo el pueblo.

El miércoles 2 de octubre de ese año, el mal gobierno se jugaría lo que al parecer era su última carta. Matar era la estrategia, utilizar al ejército, marina, fuerza aérea y terrestre. Como jugando a las guerritas, el padre autoritario —el abuelo político de los modernos hocicones—, ideó un plan maestro. Llenando al ejército de confusión, manchándolo de vergüenza, usándolo cual niño malcriado utiliza a sus soldaditos, Ordaz dará un “escarmiento” a la juventud rebelde. Un hecho que enlutó al país, pero que lo enorgulleció a él y a sus amigos asesinos. Bien podemos decir que la confabulación fue casi perfecta, ya que en pleno 2013, a 45 años de la matanza, siguen sin saberse los nombres de todas las gentes que fueron muertas ese día y en los días posteriores.

Lo correcto sería que el actual Estado sea quien, por medio de las autoridades correspondientes, hiciese una investigación exhaustiva, llegar al fondo del asunto hasta encontrar a todos y cada uno de los culpables, materiales e intelectuales, vivos o ya muertos. Un Estado que no es capaz de esclarecer un crimen de tal magnitud —así hayan “pasado de 30 sin llegar a 40”— es bueno para una cosa: para nada. Siendo realistas, un Estado simulador que vive y alimenta a su pueblo de mentiras, por lógica, no se puede esperar que haga justicia.

No olvidamos la frase de Bolívar: “Maldito el soldado que vuelva las armas contra su pueblo”. No olvidamos al gobierno que hizo sufrir, que persiguió, que pisoteó las esperanzas de los jóvenes. Cómo vamos a olvidar y perdonar un genocidio. Cómo vamos a olvidar y perdonar un atentado terrorista. Cómo podría México olvidarse de sus heridas abiertas.

Los que no habíamos nacido en ese entonces, seguiremos contando nuestras historias a las generaciones venideras para que la búsqueda por el esclarecimiento de los hechos dé resultados. Porque un pueblo que no conoce su pasado, no tiene claro su presente y no sabe de su futuro. Nunca será tarde para llegar al fondo del asunto. Somos pacientes, somos perseverantes.

La sangre derramada, plasmada en la bandera, de todas y todos los patriotas que han caído en pie de lucha, dará sus frutos. Ese será el día en que una sociedad pacífica de repente se cansó de tanta farsa y con sus propias manos supo hacer y establecer justicia. Será el masivo despertar del monstruo nacionalista mexicano, manifestado en un espíritu de lucha que heredamos de nuestros antecesores. México será un foco encendido más de la Patria Grande.

¡Viva la juventud rebelde!

Carteles y pintas de la época

“El juego político no es olímpico”; “No queremos Olimpiadas, queremos revolución; “Sin esténcil no baila el perro”; “UNAM, territorio libre de América”; “Goodbye batman” (cartel con la foto de un murciélago con cara de Ordaz); “Cuando todo granadero sepa leer y escribir, México será más grande”; “Muera Corona del Rosal”; “Intervención del “glorioso” ejército mexicano”; “En los cuarteles debe haber escuelas, no cuarteles en las escuelas”; “Una cárcel para cada hijo te dio”; “Estudiante mexicano: hay una sierra y un cañón que aún no hemos tomado”; “Ha llegado el momento en que nuestro silencio será más elocuente”; “La lucha nunca termina”; “Prohibido prohibir: el pueblo”; “Triunfaremos! Poder popular”; “Estos son los agitadores: ignorancia, hambre y miseria”; “Basta de farsas y represiones”; “Razón VS Fuerza”; “Obreros, campesinos y estudiantes unidos”…

Demandas

“Libertad a los presos políticos”; “Indemnización a las víctimas de la represión”; “Diálogo público”; “Escuelas para todo el pueblo”; “Respeto a la autonomía”; Derogación de los artículos 145 y 145 BIS del Código Penal Federal”…

Consignas

“¡Viva Revueltas!”; “¡Prensa vendida!”; “¡Menos masturbación y más revolución!”; “¡Libertad, Vallejo, Díaz Ordaz Pendejo!”; “¡Sal al balcón, bocón, sal al balcón, hocicón!”; “¡Somos los agitadores y decimos la verdad!”; “¡Cárcel no, libros sí!”; “¡Únete pueblo!”…

Marco Dávila

maidaca85@gmail.com

Etiquetas:

Acerca de Redacción

Medio Alternativo, libre e independiente fundado en julio de 2006