Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Destacadas » Detención de EEG, cortina de humo para empequeñecer la descomunal desmantelación de la educación pública

Detención de EEG, cortina de humo para empequeñecer la descomunal desmantelación de la educación pública

  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.
La educación y formación de docentes en una encrucijadaEnrique Ávila Carrillo

Fuente Zapateando

* SNTE, una historia de corrupción y corporativismo

A finales de diciembre de 1943, en plena Segunda Guerra Mundial y con la imposición de la política gubernamental de “Unidad Nacional”, que impulsaban sumisos los dirigentes “obreros” (léase Lombardo Toledano, Fidel Velázquez, Fernando Amilpa y otros), que en la práctica maniataban todo intento de lucha por reivindicaciones salariales y sociales, con el pretexto de que México participaba en el bando de “los aliados”y que realizar acciones en contrario podía incluso ser tipificado con el delito de “disolución social”.

En este ambiente de negación de las libertades políticas más elementales, surgió el SNTE, como un acuerdo cupular de diversas organizaciones gremiales con el gobierno de Ávila Camacho. De ésta manera se creaba un sindicato acotado por los intereses de las camarillas gubernamentales y sindicales, principalmente de la CTM.

Desde su origen, quizá con la excepción de su primer y efímero secretario general el maestro Luis Chávez Orozco, los demás dirigentes nacionales y seccionales, llevaron a cabo una política de arrodillamiento ante los regímenes priistas, que supieron adaptar a sus necesidades el concurso de los maestros repartidos en todo el territorio nacional.

La corrupción nace, se desarrolla e institucionaliza, junto con la instauración del SNTE, pronto los líderes de todas las tendencias incluidas las de izquierda, aprendieron de las bondades de tener su “tiempo comisionado” (les pagan por no estar frente a grupo), con la peregrina idea de luchar desde dentro para “democratizar” al SNTE; pero además, la corrupción no quedo en eso que era lo mínimo. Pronto, en las postrimerías del PRM y a partir del parto forzado del PRI, los dirigentes magisteriales van a encontrarse de golpe con la “gallina de los huevos de oro”: la venta de plazas, los negocios inmobiliarios, la adjudicación de créditos hipotecarios, venta de fraccionamientos, casas, departamentos, tiendas de descuento, hoteles, deportivos, inversiones de las cuotas magisteriales en depósitos bancarios cuyos intereses eran cobrados por los dirigentes, préstamos a corto plazo, cambios de adscripción a zonas de sobresueldo de más del 100%, hostigamiento sexual a las maestras, asambleas y congresos absolutamente antidemocráticos, golpeadores, sicarios, en suma, se puede decir que desde su fundación, este sindicato ha sido el semillero de grupos de choque utilizados por el PRI en la implementación de sus políticas a nivel nacional y, desde luego, la corrupción imperante se convirtió en un secreto a voces, que los gobiernos priistas y panistas propiciaron y cobijaron durante decenas de años.

Desde mediados del cuarto decenio del siglo pasado, el SNTE ha sido controlado por diversas camarillas, que se han asumido como depositarias del “nacionalismo revolucionario”, esto último es un conjunto de ideas que fueron concebidas, desarrolladas y explicadas por Lombardo Toledano, con la intención de darle una mínima base de sustento ideológico a los diversos regímenes posrevolucionarios. Gaudencio Peraza fue de los primeros en crear una agrupación al interior del sindicato, la cual en la práctica unció políticamente al SNTE en el carro priista de Miguel Alemán, mandatario que fue bautizado como el “cachorro de la revolución” por el inefable Vicente Lombardo.

Diferentes grupos o mafias se han repartido el “pastel” que significa el SNTE, los relevos se han llevado a cabo de manera violenta y todos han coincidido en su presunta lealtad perruna hacía el presidente en turno y desde luego a su partido el PRI. Gaudencio Peraza, Jesús Robles Martínez, Sánchez Vite, Jonguitud Barrios y Elba Esther Gordillo Morales, han representado en mayor o menor grado la podredumbre moral y ética de los dirigentes de esta agrupación sindical, desde 1945 hasta el año en curso.

Durante sus gestiones estas organizaciones mafiosas, han intentado diversas formas de control magisterial frentes, fracciones, tendencias, corrientes, uniones y desde luego “comités de unidad”, que han tenido como objetivo   abatir desde su origen cualquier forma de rebeldía. Mención aparte se merece la sección 22 de Oaxaca que ha logrado, con grandes esfuerzos y sacrificios enfrentar las políticas educativas y administrativas del estado, desde 1980, con resonantes éxitos; así como la CNTE que desde 1979, se opone al “charrismo sindical”.

En este desolador contexto de corrupción, asume la dirigencia del SNTE, en abril de 1989, Elba Esther Gordillo Morales, representante de los intereses de Carlos Salinas de Gortari y de Manuel Camacho Solís, este último (flamante senador por el PRD en la actualidad) que fungía como su padrino en esta acción de cortar las inquietudes del movimiento magisterial, que conmocionaba al país en la primavera de 1989. La “maestra” como le gusta que la llamen, asume el control del SNTE, traicionando a su preceptor Carlos Jonguitud Barrios y de esta manera, Salinas de Gortari cuenta con una persona que le garantiza el control corporativo de todo lo que significa el SNTE para los gobiernos priistas de esa época y el actual.

Esta profesora oriunda de Comitán Chiapas, se convierte en una excelente trepadora de la política (diputada, senadora, jefa delegacional), pronto inicia la acumulación de poder y desde luego, su familia y allegados, descubren la inmensa posibilidad de acopio de riqueza que les ofrece el SNTE por medio de toda su corruptela institucional.

Se adapta al cambio de gobierno y con algunos problemas políticos con el grisáceo Ernesto Zedillo, logra limar las asperezas y sobrevive a su sexenio, controlando férreamente al sindicato. Uno de sus más connotados cambios de posicionamiento político se da en el 2000, cuando  anuncia en la práctica su apoyo electoral al tristemente célebre panista Vicente Fox, esta actitud lacayuna ante el poder, la lleva a controlar sus intereses políticos y de manera ostentosa acrecienta sus beneficios económicos.

En pago, los persignados panistas la apuntalan, cuando es rechazado su intento de gravar con el IVA medicinas y alimentos en la Cámara de Diputados, actitud que le cuesta su expulsión del PRI. En pago por sus servicios, le otorgan desde el gobierno todas las facilidades para que instituya un partido político, el PANAL, mediante el cual ha sobrevivido políticamente los últimos  años, ella y su familia. Desde luego en ese engendro participan integrantes del SNTE y en el imaginario colectivo se piensa, que todos los integrantes del SNTE, pertenecen a esa caricatura de organismo político.

En su apoyo al gobierno foxista, no tiene ningún empacho en promover junto a la “primera dama”, una serie de aberraciones pedagógicas, que presuntamente servían de manuales de educación sexual.

Su incondicionalidad a Felipe Calderón en el sexenio siguiente, le justifico su control sobre el ISSSTE, la Lotería Nacional y la subsecretaria de Educación Básica, que entrego de manera nepótica a su yerno. Este control burocrático de instituciones públicas y las grandes ganancias que obtenía de la corrupción imperante en el SNTE, la llevaron a convertirse en una de las mujeres más ricas, no sólo del país, sino del mundo. Sus propiedades se encuentran diseminadas en varias entidades de la República, en Estados Unidos y  Europa; sus compras en las tiendas más importantes de París, Madrid, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y desde luego, Polanco en la ciudad de México, forman parte de la leyenda de corrupción de Elba Esther Gordillo.

Su adaptabilidad a los cambios de regímenes la llevaron al final del sexenio del “presidente del empleo” a una ruptura con el panismo y se apresto, gozosa a subirse de nueva cuenta al carro de la corrupción priista, cuyo candidato Peña Nieto, le debía por lo menos, el apoyo de la organización magisterial y del PANAL a su delfín Erubiel Ávila en el Estado de México.

Sin embargo, a pesar de aceptar e impulsar acríticamente durante los últimos 24 años todas las reformas educativas neoliberales, en esta última, que es la cereza del pastel de los partidarios de la privatización y que consiste en convertir las instituciones de educación básica en un jugoso negocio, para los grandes poderes fácticos de la nación (televisa y tv azteca, Mexicanos Primero, Bimbo, CONCANACO, CONCAMIN y otros grupos de carácter empresarial),Elba Esther arribo a esta etapa desgastada, sus compañeros priistas recordaron pasadas traiciones y ya no sirvió a los fines de la maquinaria corporativa gubernamental.

Los intereses del grupo “Atlacomulco” al cual pertenece Peña Nieto, se colocaron por encima de los deseos de la profesora,  por eso la detienen y la acusan de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, “al ladrón, al ladrón”, gritaba un caradura como Murillo Karam el martes 26 de febrero, en cadena nacional y acusando a su excorreligionaria de partido de ser corrupta. En efecto, “la maestra”, se sintió el rey midas, se calcula su fortuna personal en 100 000 millones de pesos (Excélsior 27/feb/2013) y toda la opinión pública recuerda ese regalo de 59 Hummers a los respectivos charros de las secciones del SNTE.

Los maestros aglutinados en la CNTE han presentado cargos en contra de Elba Esther durante 24 años, en donde la involucran en la comisión de diversos delitos entre los que destacan: lesiones, homicidio calificado, evasión de presos, fraude procesal, despojo, enriquecimiento ilícito, fraude electoral, fraude en contra de la SEP y violación de los estatutos del SNTE. Como se puede ver la transgresión de las leyes existía desde siempre y destacaba la maestra como símbolo de la corrupción, no es ahora, cuando de repente, cómo asegura el procurador descubrieron que era una delincuente.

La detención  de la profesora de marras, abre perspectivas políticas diversas, señalare algunas:

1. Existe la posibilidad de que la mayoría de los trabajadores de la educación, sobre todo los organizados en la CNTE u otras corrientes de oposición, aprovechen la coyuntura y se decidan a rebelarse e imprimir un nuevo paradigma al SNTE, agrupación que nació corrupta y en su lugar construir una organización gremial basada en los principios de la democracia sindical.

2. Todo indica que la perspectiva del gobierno neoliberal peñanietista, se inclina en dos vertientes; la primera, dar un charrazo como el que llevo a Elba Esther en 1989 al poder y nombrar a un destacado y sumiso maestro priista, que se preste a todo tipo de maniobras en contra del conjunto de trabajadores del SNTE, obviamente esto tendría como pantalla mediática, la supuesta persecución de los elbistas al interior de la agrupación, los cuales demostrarían una vez más, su incansable capacidad de adaptación política. La segunda, que no es desechable, consiste en la posibilidad de la desaparición del SNTE y en su lugar crear todos los sindicatos de maestros que se requieran a nivel municipal, estatal regional, federaciones, confederaciones, en este tipo de argucias, destacan los personeros de la corrupción. De esta manera, las demandas salariales y sociales de los profesores, se diluirían en un sinfín de planteamientos, sin perspectiva de resolución alguna.

3. Otra posibilidad, es que las perversas opiniones de personeros de la iniciativa privada como Claudio X. González, se lleven a cabo y las relaciones laborales, se vuelvan personalizadas y desaparezca todo tipo de contrato colectivo; de tal forma, que los maestros pasen a negociar directamente sus condiciones laborales con su director, supervisor, inspector, jefe de sector u lo que sea, su permanencia o no en la institución educativa. Para esto, los primeros pasos están dados con la reciente reforma, que plantea los exámenes estandarizados y desde luego la evaluación continua para los profesores, que podrán perder el empleo, si los directivos consideran que su actitud ante el grupo no es acorde con los principios de la calidad educativa que se requiere en este tipo de escuelas. Esta posibilidad es la menos deseable y desde luego, se tiene que luchar denodadamente por impedirla.

En suma, la detención de Elba Esther Gordillo, es una cortina de humo, que los priistas llevan a cabo, para empequeñecer la descomunal desmantelación de la educación pública en nuestro país. Es por eso, que cada vez es más acuciante la perspectiva de organizarnos abajo y a la izquierda, con nuestros compañeros de trabajo y de manera conjunta detener el avance de los planes neoliberales en las instituciones educativas de nuestro país.

México, DF, 27 de febrero de 2013

Etiquetas:

Acerca de Redacción

Medio Alternativ, libre e independiente fundado en julio de 2006

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.