Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Noticias » Nacional » Anarquismos y anarquistas… también en México

Anarquismos y anarquistas… también en México

  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.

Pedro Echeverría V.

Homenaje al anarquista Ricardo Mestre

Introducción

1. En México, como quizá en todo el mundo, el anarquismo penetró en las primeras décadas del siglo XIX y muchos años después –quizá nueve décadas- llegó el marxismo. La causa central, al parecer, es que primero surgió el artesanado y luego, con la pequeña industrialización, la clase obrera. A nivel teórico también primero surgieron los pensadores del llamado socialismo utópico y los propagadores del anarquismo que el marxismo que apenas comienza a propagarse a partir del Manifiesto Comunista de 1847/48. En tanto el utopismo, luego el anarquismo registran experiencias importantes en los años treinta, cincuenta y durante la larga dictadura de Porfirio Díaz del siglo XIX, el primer Partido Comunista de México se funda, por Tercera Internacional , hasta 1919.

2. Hoy, en pleno siglo XXI, puede decirse que en México el anarquismo –en sus diversas manifestaciones y formas- ha crecido como ideas libertarias que cuestionan todo el poder en la familia, la escuela, la iglesia, la academia, la sociedad, en los sindicatos y los partidos. Está vivo, sobre todo entre los jóvenes de clases medias y explotadas. El marxismo casi ha desaparecido, sobre todo a partir de 1989 con la caída del llamado “campo socialista” y con la implantación de una reforma electoral en México que convirtió a los llamados “comunistas” en socialdemócratas dedicados exclusivamente a lo electoral, a lo parlamentario y a los acuerdos políticos. El marxismo sólo sigue presente entre los viejos militantes y entre algunos estudiosos que aún lo reivindican.

I. Definición necesaria

1. Pienso que los anarquistas son los seres humanos más libres y más bondadosos, que están más cercanos a la felicidad porque no persiguen ningún poder; por el contrario, luchan apasionadamente contra todo poder político de dominación, económico de acumulación de riquezas, cultural de dominación ideológica y mucho más contra el poder del clero y los dogmas religiosos. Son anarquistas (de AN sin, ARQUIA gobierno) porque están contra todo gobierno que esté por encima de los seres humanos, contra todas la jerarquías que el poder impone para que sea obedecida. Los anarquistas luchan por el autogobierno, por la autogestión, por organizaciones colectivas y comunitarias en las que sean los seres humanos quienes determinen acerca de sus vidas.

2. “La armonía en una sociedad no se logra por la sumisión a la ley o por obediencia a cualquier autoridad –escribió Kropotkin (1842-1921)- sino por los libres acuerdos concluidos entre los numerosos y variados grupos, en base territorial o profesionales, constituidos libremente para las necesidades de la producción y el consumo”. Los anarquistas en ningún momento niegan la necesidad de una coordinación entre grupos, los efectos disciplinarios, o un planteamiento meticuloso y cierta unidad de acción; pero la coordinación, la disciplina, la planificación y la unidad de acción deben surgir voluntariamente, a través de una autodisciplina nutrida por la convicción y la comprensión, y no por la coacción del partido, la iglesia, el gobierno, ni por una obediencia ciega a las órdenes superiores.

3. Los anarquistas nunca han triunfado, nunca han estado en el gobierno ni poseen fuertes organizaciones porque simplemente no han sido sus objetivos; pero sí han cumplido con gigantescos trabajos de agitación, de educación libertaria y de confrontación al poder capitalista donde quiera que este se encuentre. Luchan con valentía y convicción apoyando cualquier lucha social de los trabajadores, desempleados o marginados; se solidarizan con las organizaciones sociales y forman parte de ellas cuando éstas demuestran limpieza en sus batallas, pero siempre buscarán evitar que los partidos y los líderes con intereses inconfesables quieran aprovecharse de ellas. Por eso lo partidos controladores los denuncian calumniándolos de ser disolventes.

4. ¿Qué diferencias esenciales tuvieron los anarquistas con los marxistas? Marx tenía como objetivo la eliminación del Estado en la vida de la sociedad; en ello coincidía con los anarquistas, pero en la forma estaba la diferencia. Marx quería utilizar al Estado, bajo la forma de “dictadura del proletariado”, como medio para llevar a cabo el socialismo y suprimir las contradicciones de clase; sólo después de desaparecer las clases se podría llegar a la mera administración. Para Bakunin había que suprimir el Estado junto con las instituciones de explotación económica para hacer posible una nueva vida social. Señaló que por medio de la “dictadura” se puede llegar a una nueva casta gobernante y llegar al capitalismo de Estado pero nunca al socialismo.

5. Para la mayoría de la gente el ideal anarquista es una utopía, es decir, una idea irrealizable e impráctica. Dado que la gente nació en una sociedad capitalista donde quien tiene el poder decide y manda, no pueden pensar en una sociedad igualitaria. ¿Cuándo iba a concebirse a padres que no se impongan a sus hijos, esposas que no obedezcan a sus maridos, profesores que no se crean autoridad en el salón de clases, gobiernos que no se sientan los dueños del país, empresarios que no exploten a los obreros, partidos sin jerarquías que no busquen gobierno, etcétera, etcétera? Pues las luchas de los trabajadores, de la sociedad entera –inspirada sin saber por el anarquismo- han logrado alcanzar con las ideas libertarias márgenes de igualdad.

6. Es importante aclarar –como lo hace GDH Cole- que, en general, los anarquistas se dividen en dos grupos principales:

1) los individualistas que quieren, hasta donde es posible, prescindir de toda organización social y del Estado

y 2) los colectivistas o anarco/comunistas que unen su oposición al Estado como institución coactiva a una fuerte creencia en la virtudes de la asociación y cooperación no coactivas.

Godwin y Proudhón se hayan más bien entre los dos extremos, pero la mayoría de los anarquistas pueden ser clasificados en uno de los dos grupos. Bakunin, Kropotkin, Réclus, Grave y Pouget, pertenecen al sector comunista o colectivista; Max Stirner, Tucker y la mayoría de los anarquistas norteamericanos, pertenecen a los individualistas.

Seguir leyendo en Pedro Echeverría

Etiquetas:

Acerca de Redacción

Medio Alternativ, libre e independiente fundado en julio de 2006

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.