Home » Destacadas » La lucha que sigue: evitar el desmantelamiento del Estado

La lucha que sigue: evitar el desmantelamiento del Estado

Jorge Gómez Naredo
jorge_naredo@yahoo.com
@jgnaredo

Ya que llegó, ahora quiere cumplir. Y hará todo lo posible por hacerlo. Sí, Enrique Peña Nieto, quien está gastándose ya los 150 millones de pesos que le otorgaron para “gastos de transición”, idea la forma de llevar a cabo lo que impone el librito del neoliberalismo: vender todo lo que aún detenta el Estado, es decir, privatizar lo más que se pueda y como sea.
En su gira por Sudamérica, Peña Nieto dejó bien en claro uno de sus objetivos: abrir Petróleos Mexicanos (Pemex) a la inversión privada. Y que no quepa duda: pondrá todas sus fuerzas para llegar a tal fin.
Pemex ha sido, desde siempre, una especie de caja chica de las administraciones federales. Y ha estado llena de corrupción, tanto de la parte patronal como de la sindical. Tan es así que el líder sindical de Pemex, Carlos Romero Deschamps, es catalogado como uno de los sindicalistas más corruptos que se haya tenido memoria en México. Antes de las elecciones presidenciales, se supo de los desvaríos de su hija, que entre otros gustos, le agradaba viajar en aviones privados con sus tres mascotas. Y tan claro es que Pemex sirve de negocios para unos cuantos, que su actual administración, encabezada por Juan José Suárez Coppel, quiere construir dos hoteles flotantes, vía el pago de millonarios contratos a empresas españolas.
La privatización de Pemex ha sido una de los sueños más anhelados por los gobiernos neoliberales (que no han dejado el poder desde que Miguel de la Madrid Hurtado asumió la presidencia de México). Pero no han podido lograr su objetivo. Se ha intentado por todos los medios posibles, y siempre han fracaso. El último intento lo realizó Felipe Calderón, y no pudo. La movilización social fue tanta que decidió dejar el asunto al “próximo”…
Ahora bien, Enrique Peña Nieto viene con ganas de lograr la tan deseada privatización de Pemex. Y ya, desde ahora, lo anuncia. En Brasil, por ejemplo, dijo que quería saber a “profundidad” la forma en cómo Petrobras se había convertido en una empresa potente y con capital privado.
Los del PRI, encabezados por Enrique Peña Nieto, buscan continuar el modelo económico que se viene desarrollando con harta agresividad en México desde Carlos Salinas de Gortari. Esa es su intención. Y aunque pretenden disfrazar la implantación de esta tendencia económica con mínimas reformas “democráticas” (como eso de una comisión anticorrupción o de dotar de mayores facultades al Instituto Federal de Acceso a la Información), lo que en realidad pretenden es ir desmantelando lo poco que queda bajo el mando del Estado.
Está claro: Peña Nieto apuesta a privatizar Pemex. La cuestión, y es aquí donde entra la conflictividad del asunto, es hasta qué punto va a intentarlo, hasta dónde lo van a lograr y cuál va a ser la reacción de nutridos sectores sociales (que piensan que la paraestatal, si se sanea y se le dota de una administración donde se erradique la corrupción, fungirá como una verdadera palanca de desarrollo para el país) que están en contra de otorgar a capitales privados uno de los sectores estratégicos del país.
En el sexenio que pronto estará comenzando, la lucha social, parece ser, no descansará. Los del PRI vienen con ganas de terminar lo que iniciaron en 1988 (el desmantelamiento del Estado). Eso es evidente. ¿Qué sucederá? ¿Alcanzará la movilización social para detener lo que quieren los del tricolor?
Y tratarán de imponer sus reformas neoliberales a como dé lugar. Lo dijo bien clarito el presidente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, el lunes pasado: habrá resistencia, pero “debemos tener el ímpetu para superarlas”.
La dinámica, pues, será de confrontación: ¿qué lograrán los del PRI? Todo depende de la gente, de la movilización, y de las ganas que existan en muchos mexicanos para detener, como ya se vislumbra, el desmantelamiento del Estado y el ejercicio déspota y autoritario del poder por parte de las nuevas autoridades. ¿Qué sucederá? Todavía no hay respuestas claras.

La lucha que sigue: evitar el desmantelamiento del Estado Reviewed by on . Jorge Gómez Naredo jorge_naredo@yahoo.com @jgnaredo Ya que llegó, ahora quiere cumplir. Y hará todo lo posible por hacerlo. Sí, Enrique Peña Nieto, quien está g Jorge Gómez Naredo jorge_naredo@yahoo.com @jgnaredo Ya que llegó, ahora quiere cumplir. Y hará todo lo posible por hacerlo. Sí, Enrique Peña Nieto, quien está g Rating:
scroll to top