Home » Noticias » Capital » La diputada disfrazada de policía y la democracia que no es democracia

La diputada disfrazada de policía y la democracia que no es democracia

Fuente: Fuentes Fidedignas

Jorge Gómez Naredo
jorge_naredo@yahoo.com
@jgnaredo

I
Que dizque no la dejaban entrar, que dizque quiso que los quejosos entendieran bien la situación, comprendieran sus piensos y sus reflexiones, pero que dizque con éstos no se podía tener una conversación amable, afable, de “gente bien”.
Que dizque ante la imposibilidad de ingresar a sus altas y dignas labores cotidianas en la Cámara de Diputados, decidió disfrazarse: sí, ponerse pantalón azul, y chamarra azul, y tolete en la cadera, y un casco grande, color azul. Así pudo entrar. Como policía, aunque en realidad fuera diputada.
Se llama Rosa Elba Pérez y es diputada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Es de Guanajuato. Llegó en su automóvil, y los que ella identificó como del #YoSoy132, le dijeron que no iba a poder ingresar, que tenía el día libre.
Ella, curtida entre el trabajo duro, la labores duras de día y noche, el levantarse temprano y dormirse noche para conseguir aunque sea lo mínimo para sobrevivir, no pudo quedarse ahí, callada, inmóvil. Trató de convencer a la gente: dio razones, dio reflexiones, hizo sesudos análisis de la situación que vive el país, de la vida política, del mundo, del universo: “‘Mi trabajo es estar en el Pleno’, contesté a los manifestantes, pero en todas las entradas fue lo mismo, incluso intenté hacerlos reflexionar y les decía ‘a los 20 todos somos comunistas, pero a los 30 tenemos que ser capitalistas, porque si no quiere decir que no entendiste algo en la vida’” (citando de una forma desafortunada una frase de un ex primer ministro británico).
Por eso entró vestida de policía. Porque quería trabajar. Porque quería llegar a la Cámara de Diputados a hacer “capitalismo”. Porque, según ella, ésa es su labor en esta vida, que entiende a la perfección.

II
La representación no sirve. La democracia no funciona. ¿De qué sirve que se vote a alguna persona si, dicha persona, cuando llegue a la Cámara de Diputados, hará lo que le venga en gana, o más bien, hará lo que le digan sus autoridades partidistas que haga?
Porque, de lo que se trata, en democracia, es que un conjunto de personas elija a un individuo para que éste los represente en algún órgano de gobierno. Entonces, si esto no aplica, ¿por qué le seguimos llamando a este sistema en donde vivimos “democracia”?
Porque, de verdad, ¿piensan quienes están aprobando la reforma laborar que representan a quienes los votaron? ¿Verdaderamente creen eso? Quizá son tan cínicos que sí. Pero, el caso, es que quienes actualmente ocupan una curul en la Cámara de Diputados o quienes detentan una senaduría, no representan buena parte del sentir de la gente. ¿Habrá mexicano que desee una reforma laborar de la forma en como la están planteado los del PRI y los del PAN?
Nuevamente surge la pregunta: ¿por qué llamar “democracia” al engendro de sistema político donde vivimos?

III

Ella entró vestida de policía. Se veía contenta. Realizada. Tenía sus minutos de fama. Ella entiende poco, ella piensa que la situación del país se reduce a comunistas y capitalistas, ella cree, y lo cree convencida, que quienes se manifiestan son socialistas, o marxistas, o bolcheviques (quizá no llegue a tanto su conocimiento).
Ella no tiene la capacidad para comprender una reforma que seguramente ni ha leído. Ella es diputada. Ella votará. Ella la aprobará.
¿Sirve el sistema político que tenemos? ¿No sería ya buena hora de ir mandarlo a la basura?

La diputada disfrazada de policía y la democracia que no es democracia Reviewed by on . Fuente: Fuentes Fidedignas Jorge Gómez Naredo jorge_naredo@yahoo.com @jgnaredo I Que dizque no la dejaban entrar, que dizque quiso que los quejosos entendieran Fuente: Fuentes Fidedignas Jorge Gómez Naredo jorge_naredo@yahoo.com @jgnaredo I Que dizque no la dejaban entrar, que dizque quiso que los quejosos entendieran Rating:
scroll to top