Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Noticias » Estados » ¿Justicia o Negociación? la discusión de la Comisión de la Verdad en Oaxaca

¿Justicia o Negociación? la discusión de la Comisión de la Verdad en Oaxaca

  • Array

Fuente: Consejo Indígena <ciporfm@yahoo.com.mx>  

Raúl Gatica *

El 6 de Agosto de 2012, Gabino Cué turnó a LXI legislatura de Oaxaca, La Iniciativa de Ley que crea la Comisión de la Verdad para la investigación de los hechos que motivaron las violaciones de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca en los años 2006 y 2007 (CV) . El pobre documento fue elaborado con el aval de la sección 22 del SNTE.

Destacan en él la reducción a dos años, de la pesadilla represora de Ulises Ruíz, como si en los otros cuatro hubiese sido un alma de Dios. Aparte de las víctimas (¿los asesinados?) sólo menciona a desaparecidos ¿Esto negociado con el EPR? Como si los sobrevivientes, exiliados, traumatizados y demás etcéteras no existieran ¿Será porque no somos parte de ninguna organización armada, ni estamos dispuestos a enchufarnos al gobierno?

La desdentada iniciativa resalta la perspectiva gubernamental de tomar decisiones por voto, como si la justicia se decidiera de ese modo. Reduce la participación de las víctimas a tres representantes con derecho sólo a voz. Además, se turna la propuesta sin mayor información sobre los riesgos y beneficios de una instancia como esa a la sociedad en general. Termina lavándose las manos al dejar en los diputados el qué hacer con los resultados. ¿Todo eso para asegurar la absolución de los agresores y silenciar las historias de las víctimas? ¿Y así pretende ser una instancia con legitimidad suficiente?

¿Por qué en estos momentos una iniciativa gubernamental con tales características? Sin duda se relaciona con las masacres, asesinatos y desapariciones de luchadores sociales, y actos de represión en el gobierno del ‘cambio’. La misma administración los menciona como actos del priismo para desestabilizar. Entonces ¿La iniciativa es una especie de firma de paz con el ulisiato? Basta ver la propuesta de mandato, diseño, facultades, integración y hasta las quejas de sus coautores para considerarlo, y comprobar como la administración de Gabino Cué está secuestrado por mafias. Expliquémonos.

Los países que crearon Comisiones de la Verdad y Reconciliación lo hicieron a raíz de masivas violaciones de los derechos humanos. Estaban enteramente desestabilizados y con gran parte de la población afectada por la violencia. Sus instituciones habían perdido legitimidad al funcionar como brazo de la represión estatal, y eran incapaces de hacer frente a un volumen inmenso de procesos penales. Pero sobre todo, la sociedad se resignó a que la justicia legal contra los crímenes de lesa humanidad estaba fuera de su alcance. En la búsqueda de algún tipo de reparación tangible, encontraron que las Comisiones de la Verdad y Reconciliación ofrecían una solución negociada.

En Oaxaca el número de violaciones de derechos no excede la capacidad de respuesta del sistema legal. La Fiscalía de Investigaciones en Delitos de Trascendencia Social ha dicho que el “universo de víctimas” es de aproximadamente 500 personas. En ese sentido la CV resulta una elección que convenientemente resuelve al gobierno un incómodo problema político. Con ella se muestra “compromiso” con los Derechos Humanos, aunque no enfrenten efectivamente la impunidad.
Lo que a Oaxaca le urge es reconstituir sus instituciones públicas. La gente necesita estar segura que cuando se cometen delitos y los derechos son violados, el sistema legal funciona. Con la CV reducida a documentar, investigar y acopiar información en lugar de aprovechar la oportunidad para encauzar los reclamos hacia la justicia, se socava más la credibilidad institucional.

Como todo parece indicar que se impondrá la CV, esperamos que al menos los diputados rompan la costumbre de comerciar con el sufrimiento de los ciudadanos. Ojalá que en lugar de negociaciones palaciegas para modificar el número de integrantes y otros detalles burocráticos, convoquen a la sociedad en su conjunto a una discusión abierta sobre el tema. Lo menos que merece Oaxaca es debatir para responder interrogantes como ¿Con un mandato tan acotado y un periodo de tiempo tan limitado se estará haciendo justicia? Si la infraestructura Judicial y de Derechos Humanos han sido ineficaces para conseguir justicia ¿qué hacer para que la CV no sea más de lo mismo? ¿De qué manera la CV garantizará la participación informada y voluntaria de los sobrevivientes, si no son actores en el diseño del proceso ni de la estructura, y menos si no se definen mecanismos para protegerlos física, psicológica y psicosocialmente? ¿Cómo asegurar que quienes testifiquen no serán expuestos a investigaciones intrusivas y obligados a defender su credibilidad o que su sufrimiento no será explotado o manipulado?

A diferencia de la propuesta gubernamental, la CV debería construirse en base a procesos locales de justicia en lugar de importar un modelo extranjero de moda y a modo. Tener mandato de investigar los seis años del desgobierno de Ulises Ruiz; acceso total a los archivos del gobierno, la policía y los militares; así como a las evidencia documentales de las corporaciones y medios de comunicación; establecer análisis del patrón sobre los abusos ocurridos en todo el período de represión y recomendar reformas estructurales. Y bajo ninguna circunstancia conceder amnistía a los perpetradores. Además los representantes de las víctimas, exiliados, sobrevivientes, organizaciones comunitarias, expertos legales, académicos, ONG’s y testigos internacionales deben ser parte formal y activa en todos los aspectos del proceso.

Pero esto no sucederá por la buena voluntad del estado. Por ello, las organizaciones en lugar de perder el tiempo con los representantes del gobierno, deberían asumir el reto de encontrarse entre ellas y los demás actores, para definir el rumbo que habrán de darle a esta comisión sin tutelaje alguno. Únicamente de este modo encausarán a las instituciones rumbo a la justicia.

De no ser así, testificaremos una parodia que se apropia del sufrimiento de las víctimas, al mismo tiempo que los defensores de los derechos humanos son encarcelados, exiliados y desaparecidos. Se participará en un proceso cuyo único resultado será un libro muy bonito que adornará mesas de café en todo el mundo. Eso sí, delincuentes como Ulises Ruiz, Jorge Franco y otros se pasearán tranquilos por doquier repitiendo sus atrocidades.

* Indígena Mixteco miembro del CIPO-RFM y del CNI exiliado en Canadá.

Vancouver, Canadá a 7 de Septiembre del año 2012.

Etiquetas:

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.