Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Destacadas » Jorge Gómez Naredo: Muchos gritos contra el grito

Jorge Gómez Naredo: Muchos gritos contra el grito

  • Array

jorge_naredo@yahoo.com
@jgnaredo

I

Desde el balcón: él. Con la banda presidencial. Con los lentes que no se los quita, que no se le van ningún momento, que sin ellos parecería otra persona. Otro ser.
Desde el balcón: él. Con la bandera nacional, con la lluvia que cae y que no lo moja. Es el tradicional grito de una independencia que está en duda, en un país con democracia también en duda y con un futuro incierto.
Abajo del balcón: la gente. Y los gritos. La enjundia y las ganas de no mirar lo que se mira. La intención de hacerse oír con las palabras fuertes, las palabras precisas, exactas; que mejor dibujen lo que es, lo que hay: “asesino, asesino, asesino” y “fraude, fraude, fraude”.
Abajo del balcón: la gente. Y la lluvia fuerte que cae, que moja, pero que no impiden a esas gargantas rebeldes ponerse muy llenas de voz, muy llenas de ganas de hacerse escuchar.
Afuera de ahí, del escenario: la mirada oficial. Las cámaras que filman solamente lo que les ordenan filmar, que muestran solamente lo que quieren mostrar. Tomas cerradísimas de uno, y a los mucho dos rostros. Que no aparezca un joven gritando “asesino”, que no se vean ni mantas llenas de improperios ni carteles mostrando enojo. Se apuesta al maquillaje. Al maquillaje mediático.
Y también se apuesta al silencio. Pero no al silencio total, sino al silencio de los otros, de los críticos, de los enojones, de los rebeldes. Que en la transmisión televisiva solamente se escuche la voz de él y de nadie más. Bajarle al “audio” que proviene del zócalo. Ponerle silencio a esas voces que, a pesar de todo, llegan a los oídos de él, de Felipe Calderón.

II
Estaba claro: quitarían el audio para que en cadena nacional no se escucharan ningún tipo de consignas en contra de Felipe Calderón. Además, harían tomas cerradísimas, de uno o dos rostros a los mucho, y que éstos anduvieran con el rictus lleno de contento. Nada de gritones, nada de críticos, nada de muchachitos jugando a cambiar el mundo. Ésa era la apuesta. Y pensaron que les iba a salir bien.
Pero algo pasó. Algo no planearon. No pudieron impedir que, desde la plancha del zócalo, varias personas (hombres, mujeres, niños, adolescentes, jóvenes muy jóvenes o jóvenes no tan jóvenes, no importa quién o quiénes), dotadas con un rayo láser, enfocaran a Felipe Calderón en el rostro. Y no un ratito, sino todo el acto. Todo el tradicional grito de independencia.
Calderón quiso disimular calma, quiso incluso sonreír, pero fue complicado. Bien difícil. El rayo láser, color verde, iba de un lado a otro: de su rostro al rostro de su esposa, de su rostro a la bandera, de su rostro a su rostro. Rayo verde. O rayos verdes. Eran más de uno.
Para los elementos del Estado Mayor presidencial disfrazados de civiles que se encontraban en la plancha del zócalo, la labor para localizar a los portadores de los rayos láser les resultó complicada. Y tardada. Tan complicada y tardada que no pudieron detectar a esas personas que le pusieron lucecitas verdes a Calderón en el rostro. Y en cadena nacional.

III

Él ya se va. Deja un país con sangre, un país oliendo a muerte y violencia.
El mundo es injusto, y él se retirará y vivirá con una pingüe pensión (pagada por el erario federal) el resto de sus días. No se le juzgará. No se le castigará por la irresponsabilidad de emprender una guerra sin planeación, sin idea, sin reflexión.
El láser verde que se clavó en el rostro de Calderón durante el grito de Independencia, no es mucho. Pronto se dejará de hablar de él. Pero eso sí: demostró que a pesar de toda la estructura para silenciar la inconformidad, hubo creatividad y ésta se observó en la mismísima cadena nacional.
Quizá pronto nazca y nazca más la creatividad en esos muchachitos que andan queriendo cambiar el mundo. Y es que, a como se mira el futuro, se necesitará de mucha…, de mucha creatividad.

Etiquetas:

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.