Home » Noticias » Hacia la validación de una elección fraudulenta

Hacia la validación de una elección fraudulenta

30 de agosto de 2012

Jorge Gómez Naredo

jorge_naredo@yahoo.com

@jgnaredo

Todo está ya preparado para que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) le dé validez a la elección presidencial. Será un acto canalla, un acto que posibilitará en un futuro que la trampa y la corrupción sean prácticas legales.

            Todo indica que los magistrado, en esta semana, darán su falló, y nada valdrá para ellos: ni la evidente compra de votos por parte del PRI, ni el rebase de topes de campaña, ni las alianzas entre los del tricolor y los monopolios de las comunicaciones en México (en especial Televisa), ni las muchísimas pruebas de coacción de voto, ni los reportajes y crónicas que se publicaron en la prensa sobre todo lo anterior. Para ellos, para los magistrados (como lo fue para los consejeros del IFE) las elecciones en México fueron limpias. Qué va: ¡fueron limpísimas!

            Hay críticas a lo mal llevado que fue el proceso electoral y a la poca investigación que hicieron los del Instituto Federal Electoral (IFE) y los del TEPJF. Incluso críticas desde adentro. Ayer, el consejero ciudadano del IFE, Albero Figueroa Fernández, en un artículo publicado en el diario Reforma, sostuvo que el Instituto no realizó las investigaciones con la pericia necesaria. Tomó como ejemplo una queja del PRD por los vínculos que Peña Nieto y el gobierno del Estado de México tuvieron con Televisa para promover al primero.

            A partir de siete puntos, Figueroa explica el por qué el IFE no hizo su labor. Y concluye:Lo que este caso demuestra es que olvidar los estándares que el IFE produjo para estudiar la simulación o el fraude a la ley tiene resultados adversos para denunciantes y denunciados y niega el sentido y responsabilidad por proteger el interés general como corresponde. No me preocupa tener una postura diversa a la mayoritaria o una opinión distinta a la de los integrantes del Consejo General, esto ha ocurrido muchas veces. Lo que lamento es el intento, afirmación tras afirmación, por justificar la suficiencia de una investigación insostenible”.

            Es decir, el IFE no dio certezas. Y lo peor: manejó sus investigaciones como si estuvieran llenas de “suficiencia” cuando, según palabras de Figueroa, son “insostenibles”.

            La cuestión aquí es que se está a punto de establecer el fraude como sistema electoral en México.

            Seis años después de un proceso electoral lleno de irregularidades, se realiza otro proceso electoral que, también, está lleno de irregularidades. Es aquí que uno se debe preguntar: ¿para qué sirven instituciones tan costosas, que nos llenan de tan pocas certezas y  legalizan miles de trampas?

            El TEPJF, como todo parece indicar, tomó la línea marcada por el IFE y no dará certezas. Otorgará un fallo que será legal, pero no dejará contentos a muchos. Y no es cuestión que alguien llore o se enloquezca cuando el resultado le es adverso, sino que el proceso electoral que marca la pauta de la situación política en el país esté lleno de vicios e irregularidades y prácticas deleznables.

            Habrá entonces que preguntarse, ¿qué sigue? ¿Seis años más de un gobierno impuesto (hay que recordar que Felipe Calderón llegó con un grado de legitimidad mínimo y de ahí partió a la aventura que hoy ha costado a los mexicanos cientos de miles muertos y que no ha impedido ni que los cárteles se desgasten ni que el tráfico y venta de droga se interrumpan)? ¿Seis años más de carencia de democracia en el país? ¿Seis años más de irregularidades y de cinismo? ¿Seis años más de hipocresía? ¿De simulación?

            Todo en este país está conectado. Las humillaciones a la gente que trata de vivir dignamente son muchas y constantes: que se comparará un avión presidencial a precio de oro, que el gobierno de Sonora se pone muy ufano de donar o ayudar a donar sillas de plástico de bajísima calidad para la gente humilde, que hay corrupción y nadie hace nada para acabarla, que hay impunidad y todos se ponen muy contentos.

            Y para culminar esta retahíla de humillaciones, la cereza del pastel: la “victoria” de Enrique Peña Nieto en medio de un mar de irregularidades será decretara y validada por unos cuantos magistrados que poco ven y mucho ganan.

            ¿Hacia dónde vamos? ¿Hacia dónde? ¿Qué sigue

Proyecto Diez 

Hacia la validación de una elección fraudulenta Reviewed by on . 30 de agosto de 2012 Jorge Gómez Naredo jorge_naredo@yahoo.com @jgnaredo Todo está ya preparado para que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci 30 de agosto de 2012 Jorge Gómez Naredo jorge_naredo@yahoo.com @jgnaredo Todo está ya preparado para que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci Rating:
scroll to top