Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Destacadas » Comunicado ante las Elecciones Federales de la República Mexicana del 1ero de Julio de 2012

Comunicado ante las Elecciones Federales de la República Mexicana del 1ero de Julio de 2012

  • Array

Como ciudadanos libres e independientes, ejercimos nuestro derecho de apoyar la plataforma de políticas públicas y los perfiles que consideramos más adecuados para los retos que enfrenta nuestro país.

Hoy, Despierta México reitera su convicción de consolidar la democracia y el progreso integral de nuestro país. Por ello, declaramos lo siguiente:

Toda democracia moderna debe basarse en un Estado de Derecho efectivo; en la claridad y equidad de las reglas del juego y en la confiabilidad de las instituciones.

Más allá de quien haya ganado o perdido, existe cuantiosa evidencia que señala la presencia de graves vicios de origen –antes, durante y después de la elección-, que lesionan profundamente la ya de por si frágil democracia mexicana.

Aunado a lo anterior, nos preocupa sobremanera el discurso de un grupo de interés en el país que insiste en dar vuelta a la página y aceptar de forma incuestionable el resultado del 1° de julio apelando al “respeto a la legalidad”.

Nos preguntamos:

¿Cómo apelar a un discurso triunfalista de “respeto a la legalidad”? cuando…

1. Se aceptó difundir una serie de spots en cadena nacional que difamaban gravemente a diversos candidatos presidenciales, aún cuando claramente contravenían las disposiciones que debían imposibilitar la guerra sucia como producto de la reforma constitucional y del COFIPE de 2008? Lo anterior, aunado a la evidente ineficacia de la Comisión de Quejas y Denuncias del IFE, violó su propio principio de legalidad al no observar escrupulosamente el mandato constitucional que las delimita y a las disposiciones legales que las reglamentan.

2. Se denunció con antelación ante el IFE, tanto a Monex como a Soriana, por haber emitido miles de tarjetas precargadas que presuntamente habrían sido utilizadas para la compra y coacción del voto, lo que constituiría un nefasto lucro político con los altos niveles de pobreza existentes en el país. Además de la compra y coacción, también se violaría la Ley al excederse topes de campaña, sobre todo si también son reconocidos los montos atribuidos a la empresa Alkino. Además, se ha evidenciado que uno de los Consejeros Electorales del IFE ostenta relación de parentesco con los propietarios de una de las empresas denunciadas, lo que constituiría un escenario de juez y parte; de tal suerte que, además de la obvia violación al principio de legalidad, se estaría violando ostensiblemente el principio de imparcialidad, al no ejercer la r esponsabilidad del propio Instituto de reconocer y velar permanentemente por el interés de la sociedad y por los valores fundamentales de la democracia, supeditando a éstos, de manera irrestricta, cualquier interés personal o preferencia política.

3. Se hallaron varias decenas de boletas electorales -duplicadas o previamente tachadas- en distintos puntos del país, e inclusive en el extranjero, aún antes de la elección. Ante la inacción de la autoridad electoral de negar o aceptar estos hechos y actuar en consecuencia, se minó el principio de certeza al que está obligado el Instituto, olvidando que su mandato era otorgar veracidad, certidumbre y apego a los hechos, esto es, que los resultados de sus actividades sean completamente verificables, fidedignos y confiables.

4. Se hicieron públicas encuestas que, con muy probable dolo, pretendieron otorgar una amplia ventaja a uno de los candidatos, y que mediante un manejo deliberado, pudieron haber tenido un impacto en el sentido del voto. No haber realizado una auditoría de las metodologías que las casas encuestadoras entregan al IFE violó el principio de objetividad que debiera encarnar el IFE, máxime sabiendo que el uso equivocado de estos instrumentos podrían haber alterado la expresión o consecuencia del quehacer institucional.

5. Se tiene evidencia tangible del desvío multimillonario de recursos públicos en varios estados del país; que incluye no sólo la extracción ilegal de recursos de empresas paraestatales, sino la contratación de deuda pública sin justificación que apunta al beneficio de un candidato. En este sentido, resultaría evidente que en el reciente proceso electoral se violó el el principio de legalidad que debe presentarse en cualquier contienda que se presuma democrática.

6. Investigaciones periodísticas han aportado evidencia respecto al pago que uno de los candidatos habría hecho –por años y muy probablemente con recursos públicos- a un grupo de medios de comunicación para que la cobertura lo favoreciera y por el contrario, perjudicara la imagen de su contendiente. Al haber ignorado esta evidencia –que para muchos fue clara años antes de la elección- el IFE violó el principio de independencia al no tomar las medidas necesarias para detener estas acciones, ejerciendo sus atribuciones con absoluta libertad, respondiendo única y exclusivamente al imperio de la ley, afirmando su total autonomía respecto a cualquier poder establecido.

Tomando en cuenta lo anteriormente expuesto, consideramos que los cinco principios rectores del IFE, al menos en una ocasión cada uno, fueron vulnerados de manera contundente. De igual manera hacemos notar la violación sufrida a los artículos 39 y 41 de nuestra Constitución -máxima fuente del derecho mexicano-, cuyo cumplimiento y espíritu se encuentra por encima de cualquier Institución específica o Ley reglamentaria. En este sentido es pertinente subrayar el riesgo en que incurren las autoridades electorales al validar el proceso sin resolver conforme a derecho la cantidad y dimensión de las irregularidades que hemos señalado existieron.

La actitud triunfalista de diversos medios, Instituciones políticas, personajes de Partidos y de opinión pública, constituye un autoengaño que oculta e impide observar las enormes fallas de nuestro sistema político y electoral. Continuar por ese camino significa un bloqueo sistemático hacia la consolidación de una verdadera democracia en el país.

La construcción de instituciones fuertes, amplios acuerdos y verdadera gobernabilidad no pueden basarse en la simulación de la legalidad y el predominio del factor económico por encima de la voluntad popular. El esclarecimiento de lo ocurrido hasta sus últimas consecuencias, cualquiera que éstas sean, está en el interés de todos los mexicanos que creemos en una verdadera democracia.

Permitir ahora que la sustentabilidad de la democracia se vulnere, es poner en grave riesgo los procesos políticos futuros. No podemos, no debemos, dejar esa herencia perniciosa a las nuevas generaciones. Asumamos como ciudadanos esa responsabilidad y tomemos, de una vez por todas, el porvenir del país en nuestras manos.

Por la Democracia y el Progreso ¡Despierta México!

Agosto de 2012.

Etiquetas:

2 Comments

  1. Tenemos que combatir de fondo todo aquello que ya se ha hecho costumbre en nuestro pais, en lo personal me molesta mucho que despues de cada eleccion en donde en particular el partido del PRI, ha violentado las leyes, ha hecho fraude y en esta vergozosa ocasion ha realizado un impresionante mega fraude basado en dinero para compra de votos, EL IFE no aplique oportuna y desididamente la ley, esto abre la duda de la complicidad que pueda existir con el presidente de este instituto ¿alcanzo la corrupcion al ife?..Millones de mexicanos nos reimos de sus spot de television en donde dicen ser garantes de las eleciones protegiendo y defendiendo el voto, ¿resultados de su dicho en donde estan? . mas bien en todo veredicto hacen mas por el delincuente (PRI-PEÑA) QUE POR HACER JUSTICIA ELECTORAL

  2. José

    Está claro que ya no debemos confiarnos en instituciones como el IFE, o algún otro organismo de gobierno, que solo hacen leyes para beneficiarse a ellos mismos, es necesaria una transformación de fondo que venga a dar claridad y legalidad de la gobernabilidad tan deseada. Ahora más que nunca unamonos a la lucha contra este tipo de males de nuestro tiempo, combatamos con el bién por medio de la razón, para alcanzar la verdadera democracia, el poder del pueblo.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.