Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Noticias » Capital » Ante la humillación del TEPJF, ¿qué sigue? #EPNPresidenteImpuesto

Ante la humillación del TEPJF, ¿qué sigue? #EPNPresidenteImpuesto

  • Array
Jorge Gómez Naredo
jorge_naredo@yahoo.com
@jgnaredo

Todos sabían que los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) iban a rechazar la invalidez de la elección. Era un secreto a voces. Y es que los magistrados no habían mostrado ni compromiso con la justicia y la legalidad ni entereza para no dejarse corromper. De eso no había ninguna duda.
Lo que sorprendió fue la forma de justificar lo injustificable y de establecer que las pasadas elecciones fueron no limpias, sino limpísimas. Los alegatos de los magistrados, más que análisis apegados a derecho, era una burda forma de defender a un candidato y los actos ilegales realizados por quienes lo postularon, además de negar, con los argumentos más irrisorios posibles, toda crítica hacia el proceso electoral pasado.
Por eso el enojo que produce la resolución es más alto. Por eso la ira se siente más. Por eso la impotencia es más peligrosa.
Resultó absurdo que los del Tribunal repitieran hasta el hartazgo que la coalición Movimiento Progresista no había probado sus dichos, o que las pruebas que aportó no eran contundentes ni suficientes. Absurdo.
Y es que, ¿acaso el Movimiento Progresista era el encargado de probar? Es decir, ¿era una especie de fiscal? No señores, de lo que se trataba no era de un juicio entre particulares. De lo que se trataba era de establecer si las elecciones se habían llevado con la debida equidad y bajo los preceptos que marca la constitución. Y garantizar ello o en su caso castigar que no se hayan celebrado así, no era labor de una coalición o un partido, sino de la estructura electoral (IFE y TEPJF).
El agredido no es Movimiento Progresista ni los candidatos “perdedores” (¿alguien se acuerda de la candidata que quedó en tercer lugar y que unos días después de la elección se fue de vacaciones a Europa?), sino la democracia y la legalidad en el país. Los agredidos somos todos.
Ver a los magistrados defendiendo lo indefendible provocó coraje, y también causó una profunda indignación. Y es que sus “argumentos” llegaban al absurdo, como el de la magistrada María del Carmen Alanís, una anti-lopezobradorista convencida, quien dijo: “Los usos de las encuestas no necesariamente producen efecto”. Sin palabras.
Los magistrados (al igual que los consejeros del IFE) ayer realizaron una burla a la inteligencia: una agresión. Un verdadero dardo envenenado a cientos de miles de personas que creyeron que las instituciones en México tenían una última oportunidad de demostrar que no estaban echadas a perder, caducas: podridas.
Los magistrados, ayer, lo demostraron fehacientemente: las instituciones electorales en México apestan, huelen a corrupción, y sirven solamente para legalizar lo ilegal y mantener los privilegios de quienes se creen dueños del país.
Ahora la cuestión es preguntarse: ¿qué sigue? ¿Otros seis años más de un gobierno ilegítimo? ¿Seis años del retorno de un régimen príista que viene a pagar todo lo que se gastó en encumbrar a Peña Nieto como presidente del país? ¿Seis años más de corrupción y de mirar al país venirse abajo, en pedacitos? ¿Seis años más de robo, hipocresías y cinismos? ¿Seis años de lo peor del PRI en el poder? ¿Seis años de saqueos? ¿Seis años de un PRI que no se va a querer ir y que buscará eternizarse de nuevo en el poder?
¿Qué sigue? Ésa es la gran pregunta.
Y claro, también habrá que pensar que, lo que sigue, puede rebasar incluso el mismo liderazgo de Andrés Manuel López Obrador (que ha servido de contención a la furia de un pueblo enojado -cuestión que jamás han entendido sus adversarios-).
Los ánimos están llenos de ira, llenos de coraje. Mucha gente, demasiada gente, ya no quiere más humillaciones: ya no quiere que se le rían en la cara. Mucha gente, demasiada gente, desea dignidad, anhela dignidad, persigue dignidad. Y luchará por ella, sea por la vía que sea.

Proyecto Diez Etiquetas:

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.