Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Secciones » Actualidad » ¿Cómo salir del atolladero en el que el capitalismo nos está hundiendo?

¿Cómo salir del atolladero en el que el capitalismo nos está hundiendo?

  • Array
Obtén el código QR de esta página o post.
Hay que debatir en la izquierda, inventar, para hacer renacer la esperanza

Por Patrick Brody , sindicalista.

Traducción por Hasardevi

Se nos asesta mañana, tarde y noche la misma letanía: todos seríamos responsables de la crisis sistémica que sufrimos. Los griegos, todos, de no haber trabajado lo suficiente, los españoles, de haber tenido los ojos más grandes que el estómago, los italianos, de ser italianos, los alemanes, de aprovecharse de la debilidad de todos los otros. Sufrimos cotidianamente el escenario habitual de todas las crisis de la historia del capitalismo que llevó a tantas guerras, miserias, sufrimientos, tragedias.
Aunque la historia no se repita -como cada uno lo sabe bien-, el futuro es sombrío, las perspectivas desesperantes, ¿acaso no nos prometen sangre y lágrimas para el futuro?
Y de todos modos, ¡no tenemos elección! Tal es el discurso dominante y cuidado con los que osen oponerse… En efecto, contrariamente a lo que decía el general De Gaulle, la política de Francia y del planeta se hace a la “canasta”. Pero si la política más que nunca se hace a la Bolsa, el economista Jacques Généreux tiene razón al señalar enfáticamente que ésta se decide de común acuerdo con nuestros políticos de derecha y, desgraciadamente muy a menudo, de izquierda. Es bien pues un matrimonio consentido entra la oligarquía financiera y – como se dice ahora – la gobernanza que sumerge los pueblos en la recesión y la austeridad.
Para las poblaciones afectadas, que raramente tienen voz en el tema de las decisiones tomadas y sin embargo les conciernen, cuando llegan a poder expresarse, si emiten una opinión contraria al doxa ideológico, son considerados ignorantes, incultas, estúpidas e incluso anti-europeas aun si pretenden lo contrario. ¡Total, no comprendieron nada!
Los últimos sucesos que acabamos de vivir de este punto de vista es alarmante. En Italia y en Grecia, no ha sido el pueblo soberano el que ha puesto en su lugar a los dirigentes, sino los mercados y las agencias calificadoras. La sumisión de las democracias a las estructuras neoliberales pone en peligro la democracia misma. En efecto, la democracia exige tiempo, debate. Los mercados no; de todos modos, para qué discutir si “uno” no es quien elige. La unidad de tiempo para los mercados financieros, es el nono segundo. El neoliberalismo quiere imponer a la mayoría de la población sus reglas (¡de oro!), sus leyes naturales y no falseadas, de tal manera que cada uno comprenda bien que no hay alternativa. El “there is no alternative” de Margaret Thatcher se ha convertido en la norma político-ideológica en Europa. Como lo dijo Jean-Pierre Jouyet, el presidente de la Autoridad de los mercados financieros, asistimos poco a poco a la colocación de una “dictadura de facto de los mercados”. Y añade: Si no tenemos cuidado “los pueblos se vengarán”.
Leer la nota completa, click aquí

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.